Saltar al contenido

Cómo Saber SI un Procesador es Compatible con tu Placa Madre

10 mayo, 2019
Cómo Saber si un Procesador es Compatible con tu Placa Madre

Cuando pensamos en los principales componentes que forman parte de un ordenador, no queda ninguna duda que dos de los más importantes son los que tienen que ver tanto con el procesador como con la placa madre.

En líneas generales se puede decir que los procesadores que resultan compatibles con un ordenador son todos aquellos determinados por la placa madre, a partir tanto del chipset de la placa base como de la versión de BIOS.

Lo normal es que cada placa base llegue acompañada de un manual en el se puede revisar el listado de los procesadores compatibles, o al menos de sus características, de forma que si el usuario quiere actualizar el procesador, pueda hacerlo.

De hecho, por otro lado la BIOS se puede actualizar o flashear, lo que permite que tengamos la chance de apostar por procesadores más veloces que los originales, generando un mejor rendimiento de nuestra PC.

Pues bien, si lo que pretendes entonces es saber cuáles son los procesadores compatibles con tu placa madre, vamos a enseñarte a continuación una serie de cuestiones y pasos que tienes que tener en consideración.

Antes de comenzar, en cualquier caso, es importante que sepas que necesitarás de algunos elementos específicos como para poder llevar adelante este tutorial, los cuales están relacionados con el manual de usuario de la placa, un destornillador, y una linterna.

Cómo saber si la placa madre de mi PC tiene soporte para un procesador

Lo primero que tienes que hacer en estos casos es buscar el manual de usuario del ordenador o de la placa madre, que aconsejamos almacenar, intentando hallar dentro de éste el listado de las especificaciones técnicas disponibles. Allí deberías ver una lista de procesadores compatibles.

En segunda instancia, suponiendo que por algún motivo no cuentes con el manual de usuario que hemos comentado antes, otra solución puede ser que apagues el ordenador y retires la tapa de la caja. Aquí puede ser necesario que uses un destornillador, quitando los tornillos que sujetan la tapa de la caja o bien uno de los lados que resguardan su contenido a nivel hardware.

Cuando hayas quitado la tapa o uno de los lados, el siguiente paso tiene que ver con que revises la placa base utilizando una linterna si lo consideras oportuno, para buscar tanto el número de fabricante como el modelo de la placa en cuestión.

Con esa información a disposición, revisa en la web del fabricante cuáles son los modelos compatibles con esta placa madre.

A veces podemos llegar a saltearnos el paso anterior, de modo que directamente revisemos la web del fabricante con información general pero no específica acerca de la placa madre. No obstante, tienes que saber que este método puede llegar a fallar.

Si las soluciones anteriores no te sirven, siempre te queda la posibilidad de ponerte en contacto técnico con el fabricante del ordenador o de la placa madre, para consultarle cuáles son los procesadores compatibles con ella.

Consejos para elegir un procesador

Asimismo, creemos que es importante que consideres algunos consejos que vamos a enseñarte al momento de escoger un procesador, ya que a partir de ellos puedes obtener un mejor rendimiento de tu PC, o bien ahorrar un poco de dinero.

Por ejemplo, una recomendación que hacemos siempre en este sentido tiene que ver con que esperes un poco antes de comprar el último procesador disponible en el mercado, ya que con eso vas a conseguir que su precio se rebaje de forma notable.

Del mismo modo no deberías perder de vista en ningún caso que deberías comparar varios procesadores dentro de la misma serie como para reconocer cuáles son las diferencias que existen en  cuanto al ciclo del reloj y otros detalles que pueden modificar su precio.

Asimismo, existen casos en los que por fuera del procesador, ya es conveniente actualizar otros componentes del ordenador como la tarjeta de vídeo, la fuente de alimentación e incluso la memoria RAM; y entonces tal vez la mejor opción sea buscar un ordenador nuevo.